UN MODELO PARA INTEGRAR LAS TIC AL CURRÍCULO ESCOLAR
TuWeb
UN MODELO PARA INTEGRAR LAS TIC AL CURRÍCULO ESCOLAR
Páginas de interés
 
UN MODELO PARA INTEGRAR LAS TIC AL CURRÍCULO ESCOLAR

Definición de las TIC
Para definir a las TIC, nos referiremos tanto a los recursos, como a las estrategias, habilidades y competencias que se requiere dominar, entre las que destacan la capacidad de búsqueda, selección, análisis e interpretación de la información.
Desde un punto de vista de los recursos y medios tecnológicos que están involucrados, Majó, J. y Marqués, definen a las TIC agrupándola en virtud de la funcionalidad de tres tecnologías básicas: la informática, las telecomunicaciones y las tecnologías del sonido e imagen, según lo muestra la figura:
imagen
Las TIC y el currículo
http://www.eduteka.org/modulos.php

En la Fundación Gabriel Piedrahita Uribe (FGPU) creemos que la integración efectiva de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los procesos de enseñanza/aprendizaje en una Institución Educativa depende principalmente de lo que se logre en cinco factores clave: Dirección Institucional, Infraestructura de TIC, Coordinación y Docencia de TIC, Docentes de otras Áreas y Recursos Digitales. Este artículo trata sobre el papel que juega la Dirección de la Institución en ese proceso y la importancia que tiene.
imagen
Acerca de la incorporación de las tecnologías en el salón de clase
Por María Ximena Barrera
mxbarrera@colrochester.edu.co
Coordinadora Tecnológica - Colegio Rochester
Bogotá, Colombia
En la actualidad los estudiantes crecen rodeados de tecnología digital a la que tienen acceso a través de sus hogares, colegios, centros comerciales, oficinas, etc. Esto ha conducido a que la conozcan, la dominen y emprendan actividades cada vez más complejas y a que sean los maestros y padres quienes necesiten ayuda en el manejo de la misma. Esta fortaleza de la generación Net, como se le llama, requiere de los maestros una forma diferente de ver la educación porque exige replantear: qué enseñar, cómo hacerlo y con qué herramientas. En definitiva, implica cambiar los viejos paradigmas pedagógicos para incorporar la nueva tecnología al salón de clase basados en el hecho de que por primera vez los estudiantes cuentan con nuevas y poderosas herramientas para investigar, analizar y comunicarse, y en el profundo cambio que se está dando en las relaciones maestro -alumno.
En este sentido, desde hace algunos años hemos venido capacitando profesores de otros colegios para evitar el rechazo natural hacia la tecnología en general con el objetivo de incorporar cada vez más el computador al salón de clase de tal forma que sea utilizado de la misma manera que un libro, un compás o una calculadora. Así mismo, hemos superado la enseñanza exclusiva de lenguajes de programación como Logo, Basic y Pascal, el estudio del procesador de palabras, las hojas de cálculo y las bases de datos, para llevar a cabo proyectos con los estudiantes acordes con su realidad, convirtiendo al computador en una herramienta útil y divertida.
Hemos trabajado orientados hacia el diseño y construcción de proyectos de nuestros estudiantes, pues creemos que el trabajo que realizan en el colegio se convierte en el corazón de su actividad diaria. Esto responde fundamentalmente a algunas premisas pedagógicas: necesitamos estudiantes muy activos, que diseñen productos a partir de sus investigaciones, de sus exploraciones y que desarrollen sus propias comprensiones; de esta manera podemos visualizar lo que han hecho y les permite sentir que su trabajo es algo útil que tiene razón de ser en su vida. En este sentido, estoy de acuerdo con Seidel (1) al afirmar que en muchos colegios el trabajo de los estudiantes se desecha, y una revisión de su trabajo, especialmente en los últimos años de secundaria, “revela lo que son capaces de hacer, así como sus valores, sus intereses y lo que han aprendido a lograr por sí mismos. Más que una hoja de vida o un catálogo de logros y premios, se podrá ver que el niño tiene una historia que demuestra lo que ha hecho y hacia dónde va. En vez de enfocar la atención hacia los méritos de un curso o grado en particular, estas ocasiones permiten a estudiantes, profesores y padres de familia examinar la evidencia que revela si el niño está o no progresando y ayuda a determinar qué se puede hacer para apoyar el aprendizaje futuro (2)”.
Otra premisa fundamental, especialmente cuando orientamos proyectos apoyados con tecnología es la importancia de trabajar de manera interdisciplinaria. Es una realidad que nos encontramos demasiado aislados en nuestros salones sin oportunidades de sostener conversaciones serias con nuestros colegas acerca del trabajo de los estudiantes o de la utilidad y efectividad de nuestras prácticas en el salón de clase.
La incorporación de los computadores en el salón requiere nuevas estrategias pedagógicas. Podemos ayudar a que nuestros estudiantes mejoren su comprensión cuando tengamos un plan claro en mente. Pensar cuidadosamente acerca de cómo usar la tecnología para alcanzar la comprensión puede mejorar nuestra oportunidad de hacer la diferencia en el aprendizaje.
Es por esto que en los últimos 4 años hemos estado trabajando bajo el enfoque de la Enseñanza para la Comprensión del Proyecto Cero de la Universidad de Harvard, pues se presenta como una alternativa pedagógica en la medida en que nos ayuda a formular tópicos generativos para el currículo, definir metas educativas específicas, diseñar desempeños que ayudan a los alumnos a desarrollar y demostrar la comprensión, integrar valoraciones continuas para los desempeños y controlar y promover el aprendizaje. Así mismo, plantea tres interrogantes: qué queremos que nuestros estudiantes comprendan, cómo usaremos estas herramientas para que lo logren y cómo sabremos que lo están alcanzando. Bajo este marco se considera que la educación puede ser impartida con materiales tradicionales, sin embargo nuevos medios tales como el computador, el software educativo e Internet, enriquecen el repertorio de herramientas educativas ya que nos permiten:
- Extender el acceso a recursos educativos.
- Profundizar la comprensión haciendo visible los conceptos abstractos.
- Ayudar a los alumnos en la organización y análisis de la información.
- Ampliar el significado de las formas de expresión de los alumnos.
- Promover el aprendizaje cooperativo.
- Ayudar a los estudiantes a realizar un mejor trabajo mediante ciclos de revisión.
Se debería buscar de manera progresiva que el diseño curricular integre la formación en tecnología con otras áreas del currículo y alrededor de conversaciones y presentaciones del trabajo de los estudiantes, de tal manera que la informática apoye y profundice el trabajo que se da en las disciplinas académicas. Esto además de crear una visión más amplia y completa sobre el uso de la informática la hace más eficiente, propicia el trabajo interdisciplinario, el trabajo en equipo, la participación y centra el aprendizaje alrededor de procesos integrales más amplios, que demanden pensamiento complejo y habilidades variadas.
Los retos de hoy exigen que los docentes comiencen a incorporar la tecnología en sus labores cotidianas, pues su verdadero valor depende de su integración pedagógica al curriculum, y más importante aún, de qué tan preparados están para usarla. Teniendo en cuenta que la tecnología penetra cada vez más las aulas, se hace necesario que la manejemos para comunicarnos y convertirnos en los principales gestores de su incorporación en la escuela, mejorando la planeación de corto, mediano y largo plazo y permitiendo optimizar los recursos de las instituciones educativas.
La educación como ente ligado al desarrollo de una nación, exige la formación de personas competentes en lo laboral, con un alto desarrollo de la inteligencia, con conocimientos esenciales y con capacidad de seguir aprendiendo. Estos retos para el siglo XXI exigen que los docentes comiencen a incorporar la tecnología en sus labores cotidianas, pues los estudiantes de hoy, es decir, los ciudadanos vinculados al campo productivo del mañana, se enfrentarán en situaciones donde el uso de la tecnología de la información es esencial.
1. SEIDEL, Steve y WALTERS, Joseph. Tomado de HGSE Alumni Bulletin. Diciembre 1994.
2. HATCH, Thomas y SEIDEL Steve. Tomado de PHI KAPPA PHI JOURNAL, 1997. NATIONAL FORUM. Vol. 77. No. 1
Didáctica digital
Desde una perspectiva más teórica y general, se entiende como todos aquellos aspectos metodológicos que intentan integrar curricularmente las tecnologías de la información y la comunicación en los procesos tanto de enseñanza como de aprendizaje, especialmente las estrategias y experiencias exitosas con uso de tecnologías que estimulan y potencian el aprendizaje, ya sea autónomo o colaborativo en los estudiantes.
Desde otra perspectiva y en forma más concreta y práctica, didáctica digital, será también aquella didáctica específica que permita contextualizar el uso de las TIC en cada una de las disciplinas que se imparten en los centros, explicitando procedimentalmente el cómo hacerlo.
En último término, a nivel de contenidos de formación docente, la didáctica digital, por lo tanto, la identificaremos principalmente con las estrategias de aprendizaje y de enseñanza que integran las TIC como recursos de apoyo, entre las que se destacan el trabajo colaborativo, proyectos y micro proyectos de aula, aprendizaje autónomo, la enseñanza centrada en el alumno, las estrategias de rincones tecnológicos, con la incorporación de uno o dos ordenadores en el aula de clase, entre varias otras.

Foto

Síntesis

La incorporación de las TIC en el salón de clase, como reto del presente milenio, exige una re-conceptualización de la actividad docente asociado con las nuevas tecnologías y la formulación de nuevas estrategias pedagógicas, para lo cual se debe asumir el papel de fomentador, que se traduce en el esfuerzo permanente por mantener activo a los estudiantes en su búsqueda de significado, favorecer las conexiones significativas entre el conocimiento previo, el nuevo conocimiento y los procesos implicados en el aprendizaje, presentando tareas que los estudiantes puedan desempeñar solos o con asistencia gradualmente controlada. A la vez se debe de promover de manera progresiva que el diseño curricular integre la formación en tecnología con otras áreas del currículo y alrededor de conversaciones y presentaciones del trabajo de los estudiantes, de tal manera que la informática apoye y profundice el trabajo que se da en las disciplinas académicas.
imagen
Rasgos deseables en un nuevo paradigma educativo
- Aprendizaje auto-dirigido y educación facultadora.
- Aprendizaje colaborativo.
- Aprendizaje situado.
- Tareas cognitivas complejas, relevancia social.
- Entornos de aprendizaje abiertos.
- Sistemas instruccionales dialógicos.
- Evaluación centrada en el desempeño y tareas generativas.
Cómo incorporar las TIC al proceso E-A
Dado que uno de los propósitos de la propuesta afecta al sistema vigente de enseñanza y aprendizaje, utilizaremos el modelo de Análisis y diseño de Sistemas.
imagen

Sistemas educativos
Características de la enseñanza-aprendizaje
Procesos formales se realizan en empresas virtuales; apoyados en redes electrónicas de comunicación, para trasmisión de datos (textos, imágenes y voz)
imagen
Redes electrónicas de comunicación y medicina
imagen
Estudiantes: acceso directo a datos actualizados, independientemente del lugar donde se produzcan
imagen
Contenidos: Flexibles adaptándose a continuos y rápidos cambios, y a enfoques multidisciplinarios.

Desarrollo de valores: Fundamental en la búsqueda de sentido para la vida personal y social.

Enfoques sistémicos y ecológicos: de necesario uso para mantener enfocada la enseñanza-aprendizaje en sobrevivencia y desarrollo no violento de la especie.

Relación alumno–profesor: más virtual que física; la escuela no es lugar físico, es espacio virtual en el que participa la comunidad en creación de conocimiento.

Es necesario concebir y proponer un sistema de valores universales fundamentales, para el sistema educativo (como los presentes en la Declaración Universal de los Derechos Humanos).
imagen
imagen
Gobiernos Locales: primer nivel de Autoridad de los Sistemas Reguladores, debido a que están en contacto directo con la población.
Gestión y administración de la educación
imagen
imagen
imagen
imagen
Sociedad de la información
Una sociedad de la información1 es aquella en la cual la creación, distribución y manipulación de la información forman parte importante de las actividades culturales y económicas.
La sociedad de la información es vista como la sucesora de la sociedad industrial. Relativamente similares serían los conceptos de sociedad post-industrial (Daniel Bell), posfordismo, sociedad postmoderna, sociedad del conocimiento, entre otros.
imagen
Historia del término
Uno de los primeros autores en desarrollar un concepto de la sociedad de la información fue el economista Fritz Machlup. El término fue empleado por primera vez en su libro de 1962 The Production and Distribution of Knowledge in the United States (La producción y distribución del conocimiento en los Estados Unidos), en donde concluía que el número de empleos que se basan en la manipulación y manejo de información era mayor que los relacionados con algún tipo de esfuerzo físico.
Sin embargo, la concepción actual de lo que se entiende por sociedad de la información es influjo de la obra del sociólogo japonés Yoneji Masuda, quién en 1981 publicó The Information Society as Post-Industrial Society (Editorial World Future Society, Colombia), traducido al castellano en 1984 como La sociedad informatizada como sociedad post-industrial" (Madrid, Fundesco-Tecnos, 1984).
imagen
Definición
Aun cuando no existe un concepto mundialmente aceptado de lo que se llama sociedad de la información, la mayor parte de los autores concuerdan en que alrededor de 1970 se inició un cambio en la manera en que las sociedades funcionan. Este cambio se refiere básicamente a que los medios de generación de riqueza poco a poco se están trasladando de los sectores industriales a los sectores de servicios. En otras palabras, se supone que en las sociedades modernas, la mayor parte de los empleos ya no estarán asociados a las fábricas de productos tangibles, sino a la generación, almacenamiento y procesamiento de todo tipo de información. Los sectores relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) desempeñan un papel particularmente importante dentro de este esquema.
Desde la perspectiva de la economía globalizada contemporánea, la sociedad de la información concede a las TIC el poder de convertirse en los nuevos motores de desarrollo y progreso. Si en la segunda mitad del siglo XX los procesos de industrialización fabriles marcaron la pauta en el desarrollo económico de las sociedades occidentales que operaban bajo una economía de mercado, a principios del siglo XXI se habla ya, más bien, de las "industrias sin chimenea", es decir, del sector de los servicios y, de manera especial, de las industrias de la informática.
Muchos críticos han señalado que la llamada sociedad de la información no es sino una versión actualizada del imperialismo cultural ejercido desde los países ricos hacia los pobres, especialmente porque se favorecen esquemas de dependencia tecnológica.
Quienes están a favor de la sociedad de la información sostienen que la incorporación de las TIC en todos los procesos productivos ciertamente facilita la inserción a los mercados globales, donde la intensa competencia obliga a reducir costes y a ajustarse de manera casi inmediata a las cambiantes condiciones del mercado.
En todo caso, aun quienes se muestran optimistas con respecto a la sociedad de la información admiten que la brecha digital es uno de los principales obstáculos en este modelo de desarrollo. A grandes rasgos, este fenómeno se refiere a todos aquellos sectores que permanecen, por muy diversas razones, al margen de los beneficios y ventajas asociados a las TIC.
La sociedad de la información no está limitada a Internet, aunque éste ha desempeñado un papel muy importante como un medio que facilita el acceso e intercambio de información y datos. La WIKIPEDIA es un excelente ejemplo de los resultados del desarrollo de este tipo de sociedades. Recientemente se considera a los WEBLOGS como herramientas que incentivan la creación, reproducción y manipulación de información y conocimientos.
El reto para los individuos que se desarrollan en todas las áreas de conocimiento es vivir de acuerdo con las exigencias de este nuevo tipo de sociedad, estar informados y actualizados, innovar, pero sobre todo generar propuestas y generar conocimiento, conocimiento que surge de los millones de datos que circulan en la red.
De acuerdo con la declaración de principios de la Cumbre de la Sociedad de la Información, llevado a cabo en Ginebra (Suiza) en 2003, la sociedad de la información debe estar centrada en la persona, integradora y orientada al desarrollo, en que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que las personas, las comunidades y los pueblos puedan emplear plenamente sus posibilidades en la promoción de su desarrollo sostenible y en la mejora de su calidad de vida, sobre la base de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.
En relación con la sociedad de la información, se debe mencionar el aspecto de la tecnología, por lo que se puede mencionar lo que dijeron los autores Harvey Brooks y Daniel Bell en 1971 respecto a este término: "Es el uso del conocimiento científico para especificar modos de hacer cosas de una manera reproducible (...) Entre las tecnologías de la información incluyó, como todo el mundo, el conjunto convergente de tecnologías de la microelectrónica, la informática (máquinas y software), las telecomunicaciones televisión/radio y la optoelectrónica".
LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN COMO ESTRATEGIA, ECONÓMICA, POLÍTICA Y SOCIAL: Una nueva era
La influencia de la era digital en la sociedad actual sobrepasa cualquier referencia en la historia de la información. No se trata de una tendencia consumista más. Las voracidades consumistas plantean hábitos, la sociedad de la información también, pero con repercusiones más amplias. Quizás su impacto se refleje en la conformación de una sociedad post-capitalista que influye en las personas de una forma muy diferente a la mcdonalización.
Quizás no deberíamos analizar tanto a dónde se dirige, las repercusiones, la tercera ola, la tecnología y sus avances... Sin duda viene para quedarse y averiguar cómo ha influido es importante, pero precisar sobre su propia capacidad de desarrollo y su capacidad endógena de avanzar también.
Puede hablarse de una vertiente del consumismo más, pero puede y debe acometerse su capacidad para incrementar en todos los órdenes la atención a los ciudadanos, sus derechos y sus obligaciones apoyado con poderosas herramientas de comunicación.
Hay otras sociedades en nuestros días que están intercaladas o superpuestas: la sociedad mediática, del espectáculo, de la televisión... en una galaxia social cada vez más compleja en su estructuración, diagnóstico y síntomas. Las implicaciones para nuestro siglo XXI son importantes. No basta con una ciber-sociedad informatizada o con planes gubernamentales tipo INFO XXI, incapaces de comprender el alcance de esta revolución y que reducen su acción a una convenida publicidad mediática.
Nuestros hijos, los adolescentes de hoy, nos muestran ya cómo incide... Algunos hábitos nos gustan más otros menos. Pero si los niños la reciben como una vertiente de la opulencia, algo se está haciendo mal. La sociedad de la información debe tener como pilares amplias reformas en la educación y en los propios métodos educativos que una buena parte del profesorado se resiste a asumir. El aporte de la globalización debería llevar consigo el acceso real, fácil y gratuito a toda la población del planeta.
También para la sociedad democrática empieza una nueva era que afecta y es afectada más allá de las predicciones de los economistas liberales.
ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión